Las abejas son el ser vivo más importante del planeta y el 20 de mayo es su día mundial. Con esta declaración, las Naciones Unidas quieren concienciarnos así sobre el déficit de polinización, la importancia de proteger a las abejas, frenar el declive mundial de sus poblaciones y detener la pérdida de biodiversidad.

En la Comunidad Valenciana, donde está el Santuario Mundial de la apicultura, queremos celebrar esta fecha señalada compartiendo algunas de las publicaciones que desde APIADS hemos realizado durante las últimas décadas, sobre la importancia de las abejas y la polinización. Además, por la importancia de su labor polinizadora en ecosistemas naturales y agrarios. La abeja y la apicultura son pilares de la biodiversidad y bioindicadores de la salud de nuestro planeta. Apóyanos para que la abeja y la apicultura sean declaradas por la UNESCO patrimonio inmaterial de la Humanidad.

  1. La apicultura es un oficio milenario imprescindible para nuestros ecosistemas naturales y agrarios. La escena de pintura rupestre representada en la cueva de la araña Bicorp constituye la primera imagen de recolección de miel a nivel mundial y esta incluida en el arte rupestre levantino que fue declarado por la UNESCO en 1998, bien de interés cultural Patrimonio de la Humanidad. Es un símbolo universal de la apicultura que nos habla de que hace unos 7000 años las primeras sociedades productoras de nuestro territorio ya tenían una relación primordial con la apicultura. Precisamente este año se conmemora el centenario de la publicación de la monografía dedicada a las Cuevas de la Araña por parte Eduardo Hernández Pacheco. La apicultura valenciana ha sido pionera en el estado español y ha ocupado una posición dominante en la segunda mitad del siglo XX y queremos que siga siéndolo también en nuestros días.
  2. Los productos apícolas pueden importarse de cualquier parte del mundo, hundiendo la economía de nuestros productores, pero no la polinización de nuestros ecosistemas. Cada vez que consumimos miel de nuestros productores, estamos ayudando a la polinización de nuestros ecosistemas.
  3. La polinización contribuye directamente en la regeneración de ecosistemas y en la conservación de especies amenazadas (vegetales y animales), favoreciendo así la fructificación y la producción de semillas de especies cultivadas y silvestres.
  4. En España el beneficio en polinización, sólo en el sector agrario, se estima que supera los 4000 millones de euros anuales. En todo el mundo ese beneficio se estima que superaría los 153.000 millones de euros al año.
  5. El principal tesoro con el que nos obsequian las abejas es la polinización y la salud de nuestro planeta depende de ella. La miel, el polen, la cera, la jalea real, el propóleo, etc son tesoros secundarios.
  6. Las abejas y los insectos polinizadores son los pilares de la biodiversidad y bioindicadores de la salud de nuestro planeta.
  7. Nuestra apicultura esta en la cuerda floja al límite de la rentabilidad, inmersa en una grave crisis de precios y asfixiada por problemas sanitarios. El déficit de polinización es la consecuencia más grave del denominado “síndrome de despoblamiento apícola” que provoca en todo el mundo la muerte de millones de colmenas al año.
  8. Las abejas existen en la tierra desde hace 60 millones de años y pueden sobrevivir sin los humanos. El Homo sapiens apenas lleva 250.000 años en el planeta y no puede sobrevivir sin las abejas. Un tercio de la dieta humana procede directa o indirectamente de la polinización realizada por las abejas.
  9. Además, España es uno de los pocos países del mundo donde todavía se conserva inalterada la raza de abejas autóctona (Apis mellifera iberiensis) y todavía estamos a tiempo de salvarla.

Sin abejas no hay agricultura, Sin abejas no hay alimentos, sin abejas no hay bidiversidad.

ABEJAS Y APICULTURA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD